Loewe Bild 5.55 OLED 4K UHD HDR, lo hemos probado

Hace unas semanas publicamos la prueba de la Loewe Bild 9 con pantalla de 65 pulgadas. Un televisor que además era una obra de arte, y por ello también tení­a un precio alto. Pero Loewe se ha esforzado este año en ofrecer sus nuevas OLED a precios mucho más asequibles que antes. Lo vimos con la Bild 4.55 y lo veremos con esta Bild 5.55, que llega muy equipada y cuesta 4.300 euros. No es la Bild 9, pero destaca su diseño también obra de Bodo Sperlein. Mezcla metal y madera y existe en tres versiones. Para suelo, de sobremesa o para colgarla en la pared.

Loewe Bild 5: elegancia modular

Aunque existen esas tres versiones (sobremesa, suelo o pared), realmente se puede cambiar de una a otra a voluntad. La Bild 5 OLED es un televisor flexible en ese sentido y cada cliente, cada casa, podrá tener lo que necesite. El televisor en sí­ es realmente minimalista: la delgada pantalla OLED está rodeada de un finí­simo marco metálico. Es tan fino que, para poder poner la marca, en el extremo superior derecho lleva una plaquita a ese fin. Por la parte inferior el marco crece ligeramente y soporta el ya famoso “ojo” Loewe. Esto se ha mantenido en estos televisores por nostalgia o imagen de marca, porque no tiene más función que confirmar las órdenes del mando a distancia infrarrojo.

La barra de sonido de esta serie (Bild 5 Klang) es puede integrar con el monitor. El precio de 4.300 euros la incluye con el soporte de sobremesa, pero si quisiéramos el soporte de suelo (tres patas de madera) serí­an otros mil euros extra. La madera puede elegirse en color natural (roble) o pintada en negro lacado tipo piano. La verdad es que el acabado “madera” del televisor que probamos es soberbio. Salvo que cuadre mejor el negro por el resto de la sala, serí­a nuestra recomendación sin duda.

Pantalla OLED

Las pantallas OLED usan elementos orgánicos emisores de luz. Cada pixel es uno de ellos (uno para cada color básico realmente) y por eso no necesitan retroiluminación, como las LED. La primera ventaja que esto ofrece es que la pantalla puede ser más delgada pues evitan la capa de iluminación extra de todas las otras tecnologí­as LCD. Así­, la Loewe Bild 5 tiene una pantalla de apenas unos milí­metros de espesor… impresionante.

Loewe Bild 5 55

La segunda ventaja de esta tecnologí­a es que, al iluminarse cada pí­xel, también pueden apagarse totalmente individualmente. Y esto significa que, en una escena oscura, estas pantallas que quedan totalmente negras ofrecen niveles de detalle y contraste inigualables. Eso permite disfrutar de imágenes más realistas, y mejorar la experiencia de “cine en casa” en ambientes oscuros. Los colores son más intensos. Y la otra ventaja clave de las pantallas OLED está relacionada con su mí­nimo espesor y luz “directa”. Tienen mucho más ángulo de visión: no es necesario estar enfrente o casi para apreciar perfectamente sus colores y contraste. En las LCD se aprecia fácilmente cómo cambia según nos movemos lateralmente.

Estrategias de largo plazo

El origen orgánico del material de las OLED tiene un compromiso, que es su duración. Aunque se ha mejorado mucho en ese sentido, lejos ya del problema que sí­ tení­an los plasmas, Loewe tiene varias soluciones. Cuando la electrónica detecta una imagen fija, el brillo del televisor se reduce tras un breve periodo de tiempo. Tras un minuto empieza a atenuarse, y llega a un mí­nimo a los 5 minutos. Es algo que apreciamos durante nuestra prueba, al hacer fotos de pantallas de menús por ejemplo. Y nos recuerda a lo que hacen las pantallas de los ordenadores, sobre todo portátiles, aunque en su caso es para ahorrar energí­a. Algo parecido hace el Loewe con los menús: se oscurecen tras un periodo de tiempo hasta volverse transparentes.

Loewe Bild 5 55

El otro “truco” se aplica cuando la imagen no es entera fija, pero sí­ se detectan partes fijas. Por ejemplo el logo de una cadena, o un menú. En ese caso la imagen entera se desplaza ligeramente en una zona de 8×14 pí­xeles. Casi imperceptible, pero evita quemar pí­xeles concretos. Cuando la pantalla detecta que está mostrando la imagen de un reloj, también desplazará esa imagen en la pantalla unos pocos pí­xeles para evitar quemados. Más trucos: si activamos la PIP (ver una imagen o canal dentro de otro) el marco no es blanco sino oscuro. Y por último el logo de los canales se detecta y se atenúa tras unos minutos sin cambiar de canal.

Loewe VantaVision

Los televisores Loewe son capaces de hacer lo que hemos comentado gracias a su electrónica. Y lógicamente ésta se usa para más funciones, la más importante evidentemente conseguir imágenes óptimas. La pantalla OLED, que por cierto es de origen LG especialmente seleccionada, ayuda, pero necesita más. Toda la tecnologí­a de imagen que usa Loewe se llama VantaVision. Controla los más de 8 millones de pí­xeles que tiene la pantalla, capaces como hemos dicho no sólo de cambiar su color sino también su brillo. A base de diferentes tipos de procesos, VantaVision permite sacar el máximo provecho de la pantalla OLED. Es decir, movimientos sin saltos, colores exactos y grises perfectamente escalados y neutrales.

Loewe Bild 5 55

El algoritmo de escalado de todas las imágenes hacia Ultra-HD es más sofisticado y preciso. Evita con imágenes inclinadas que haya efecot escalera Con imágenes en movimiento, no se interpolan imágenes intermedias fijas. Se calcula su posición relativa y se usa ésa, para que las escenas en movimiento resulten suaves, naturales y enfocadas. Luego Loewe usa un chip dedicado sólo a los tonos de piel, y tecnologí­as ajustables de control de brillo y contraste en función de la luz ambiente.

HDR y Dolby Vision

La calidad OLED combinada con la tecnologí­a Loewe consiguen además responder a todos los estándares de High Dynamic Range. Esta tecnologí­a mejora el contraste para ver más detalles en todo tipo de escenas. Las imágenes se graban de entrada con más rango dinámico, es decir, con más información. Esa información ampliada extiende la cantidad de colores y detalles que se pueden ver. Para que así­ sea a la hora de verlo, el televisor debe ser también capaz de entenderlo y mostrarlo.

Existen tres estándares HDR, el Dolby Vision es el más exigente ya que usa metadatos dinámicos para cambiar ajustes de imagen sobre la marcha. Es decir, el televisor se ajusta en función de lo que está mostrando, para que el resultado sea el previsto. El Loewe es compatible con esto y los otros dos tipos de HDR, menos avanzados: el HDR10 y HLG. El primero es el que usan los reproductores Blu-ray UHD, con metadatos estáticos (un ajuste determinado pero fijo). El segundo (Hybrid Log Gamma) no usa metadatos (el ajuste es el del televisor), así­ ahorra ancho de banda: ideal para retransmisiones 4K HDR. La Loewe Bild 5 (y todas las OLED Loewe) con compatibles con los tres tipos de HDR.

Sonido: 80 Watios

La Loewe Bild 5.55 integra (como sus hermanas) un decodificador interno DTS/Dolby Digital. Si queremos usarlo para un sistema de sonido, es posible gracias al adaptador DAL de la marca (incluso de forma inalámbrica). Si no, podemos conformarnos con la barra de sonido propia del televisor, que en el caso anterior actuarí­a como canal central. Se trata de una esbelta barra en la parte inferior de la pantalla que contiene dos altavoces todobanda por lado. Les refuerzan dos membranas (una a cada lado) dedicadas a los graves, en lugar de un sistema bass reflex (poco útil en un espacio tan reducido). Cada canal cuenta con 40 Watios de potencia, es decir en total son 80 W de potencia. Una elegante tela cibre la barra que queda integrada perfectamente con el acabado del resto del televisor (madera roble y metal plata, o negro).

Control: Loewe OS

El mando a distancia es como los habituales de Loewe, esbelto y con los botones algo pequeños, pero muy claro. El televisor es muy rápido en responder a sus órdenes y cada dí­a estamos más enamorados del sistema de menús y control Loewe OS. La pantalla de inicio nos permite elegir qué ver (y es configurable), la lista de fuentes o aplicaciones es grande. Pero algo tan sencillo como ver televisión y saber qué programación hay, es fácil e intuitivo. Con barras que muestran la duración sobre el tiempo actual, es el sistema más claro que conocemos.

La Loewe Bild 5.55 monta de serie el sistema DR+ con un disco duro de 1 TB. En él podremos guardar programas, usarlo para congelar la imagen y seguir más tarde, o recuperar contenidos. Esos contenidos guardados podremos verlo, o enviarlos a otros dispositivos dentro de nuestra red doméstica. Todo esto funciona de una forma también impecable, entre televisores o hacia el móvil, como lo probamos en nuestro caso. Al contar con doble sintonizador, y como sabemos los canales de TDT ir multiplexados, es posible grabar más de un contenido mientras vemos otro. Lo mejor no es qué puede hacer, sino cómo lo hace: siempre fácil, siempre a través de menús amables (en perfecto español) y siempre con elegancia.

Loewe Bild 5.55 OLED

Pantalla 55 pulgadas 4K UHD 3.840 x 2.160 pí­xeles
Tecnologí­a OLED (panel LG), procesador Loewe VantaVision
Sonido Decodificador interno DD/DTS, barra de sonido Loewe (4+2 altavoces y  80W totales)
Conexiones HDMI 4 x HDCP 2.2 (1 ARC)
Otra conectividad 3 USB (1 es 3.0), Ethernet, Wifi, Bluetooth
Sintonizadores DVB-T2/DVB-C/DVB-S2 (doble)
Grabación Sistema DR+ (disco incluido 1TB, posible acceso ví­a USB o red)
 Antenas Satélite, Cable, Terrestre. Slot CI 1.3
 Peso 20,4 kg
 Dimensiones 1.230 x 793 x 30 mm (con pie de sobremesa)

1.244 x 1.113 x 508 mm (con pie de suelo)

 

Fecha de lanzamiento Disponible
Precio 4.300 euros (+ 1.000 euros soporte de suelo)

Impresiones de la prueba

Aunque la Loewe Bild 9 es la tope de gama y un ejercicio de diseño, confesamos que nos atrajo más esta Bild 5. La combinación de tecnologí­a y clasicismo (madera) logra un equilibrio perfecto. Nos pasamos un buen rato haciendo fotos sólo por el placer de contemplarla… en directo enamora. Y cuando luego descubres que su precio es tan competitivo (la versión de 65 pulgadas es más barata que rivales mucho menos equipadas) no te lo crees.

Pero si enamora su estilo, más lo hacen sus imágenes y su funcionamiento. Pasamos un buen rato navegando por todos y cada uno de los menús, encontrando explicaciones de cada función. Esto es un televisor premium: que respeta al cliente o usuario y le hace la vida fácil. Una vez descubiertas sus funciones y entresijos, hacer zaping para buscar programas curiosos es sencillo y ágil. Incluso, en una tremenda pantalla 4K como ésta, la función PIP se hace realmente útil porque las imágenes “pequeñas” se ven muy bien.

Los ví­deos HD y las emisiones TDT en alta resolución son un placer para la vista. Pero cuando accedemos a contenidos nativos 4K el salto en finura es extasiante, nos deja con ganas de más. Quizás lo más reseñable no es esto, sino qué encontramos en el otro extremo. La TDT estándar es gracias a la electrónica Loewe y la pantalla OLED muy “visible”. En otros televisores 4K dan ganas de cambiar inmediatamente de canal y se hace difí­cil soportar el grano. Pero la Loewe conseguí­a el milagro de dejarnos olvidar que veí­amos una emisión mediocre. Dado que la mayorí­a de contenidos actuales son así­, eso es lógicamente muy bueno.

Conclusiones

Nos quedamos de esta prueba con esa buena sensación. Podemos ver televisón y contenidos sin obsesionarnos por el origen de las imágenes. La Loewe OLED parece convertir cualquier cosa en algo que podemos disfrutar. Pero no se nos olvida la impresión de perfección de las imágenes 4K HDR nativas, claro. Son todo un espectáculo. Y nos quedamos con la elegante belleza de un televisor de precio sorprendente, que es tan fácil de entender y usar.

Loewe Bild 5.55 OLED 4K UHD HDR, lo hemos probado 1

Otras noticias sobre... ,