byn - 1

Si en el mundo de los negocios reina algo parecido a la justicia poética, a lo mejor éste es uno de esos casos. El gigante de los libreros, Barnes & Noble, una gran cadena con más de 720 establecimientos en Estados Unidos, está a punto de lanzar la toalla. Conforme aumentan las ventas de libros electrónicos, sus ingresos se desploman de forma vertiginosa. La situación es tan grave que sus gestores han pronunciado la palabra fatí­dica: venta.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

La compañí­a, que en su dí­a fue el disparador que provocó el cierre de miles de librerí­as de barrio, ahora está muy necesitada de oxí­geno. Si en su dí­a valí­a 1.675 millones de euros, ahora dan por ella apenas 535. Y todaví­a pueden ir a peor. El fundador, Leonard Riggio ha confesado que el anuncio en realidad era para darle un poco de valor a las acciones. Y lo ha logrado. Ha conseguido un momentáneo respiro con una subida en los tí­tulos del 25%. Ahora, la compañí­a vale 760 millones de euros.

BARNES & NOBLE GRINCH

B&N vende unos 300 millones de libros anuales, y el año pasado se apuntó al mercado del libro electrónico, pero ni con acierto ni con suficiente entusiasmo. Su lector, el Nook no resultaba suficientemente atractivo, sobre todo para alguien que llegaba tarde a la fiesta y que necesitaba algo más que fuegos artificiales para llamar la atención. Por otro lado, en Estados Unidos las ventas de libros se están trasladando a las cadenas de venta al descuento como Costco o Wal-Mart, donde se venden en el estante contiguo al de los fiambres y los congelados.

Lo que más debe molestar a los gestores de la cadena es que su directo competidor, Amazon, ha conseguido revolucionar el negocio sin necesidad de montar 720 establecimientos, únicamente con una lí­nea telefónica, y una excelente planificación logí­stica. Además, a los de Amazon les ha bastado sólo tres años para vender más libros electrónicos en tapa dura. La supervivencia de B&N está realmente complicada, con los accionistas divididos en dos o tres facciones irreconciliables, un equipo directivo incapaz de encontrar la luz por las mañanas, y la competencia bien establecida. No serán los únicos en caer. Por el camino del desastre les sigue Borders, otra gran cadena, que está a punto de suspender pagos. Su paso al libro digital también ha sido un fracaso.

Ví­a: El Pais

Noticias relacionadas

Otras noticias sobre... ,