2009_12_28_Enchufe alargador1

De la mano de Yanko Design y el diseñador Meysam Movahedi nos llega este peculiar invento llamado Rambler Socket. La idea consiste en crear un nuevo estándar de enchufe eléctrico que incluya una bobina de cable de tres metros con la que suplir la falta de un cable alargador que es, junto con el ladrón, uno de esos chismes que nunca aparecen cuando los necesitas.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

El mecanismo es muy similar al de los recogecables de las aspiradoras. Un resorte con forma de muelle permite tirar del cable hasta la extensión que necesitemos para después volverlo a plegar en la pared con un sistema automático. La idea no es mala, pero plantea algunas incógnitas. La primera es el tamaño del hueco que hay que dejar en la pared para tres metros de cable enrollado, que es muy superior al de cualquier enchufe doméstico actual.

2009_12_28_Enchufe alargador2

Por otra parte, otros diseñadores han apuntado la posibilidad de que aumente el riesgo de incendio al tener un cable enrollado que hace las veces de bobina de inducción. El concepto podrí­a llegar a ser algo tangible si el sector de fabricantes de equipos eléctricos se aviene a tanta novedad y la transmisión inalámbrica de electricidad no consigue desarrollar una aplicación comercial antes.

Ví­a: Dvice