desayuno

Hay mañanas que, aunque hambrientos, estamos demasiado vagos (o resacosos) como para preparar el desayuno. En esas situaciones, para poder alimentarse (y espabilarse admirando tal ingenio) convendrí­a tener una máquina de Rube Goldberg como la que se ha podido admirar en la exposición Platform 21 que se ha celebrado en Holanda.

Esta máquina de Rube Goldberg (un sistema complejo de engranajes, gomas elásticas y plataformas, sacadas a partir de objetos cotidianos para darle un uso sensacional) tiene como finalidad preparar un desayuno continental con más extras que el Coche Fantástico en la feria del tunning. Este sistema es capaz de abastener el buche de los recién levantados con un menú compuesto de tortilla, tostadas con mermelada, café y zumo de naranja.

breakfast-machine

Como es evidente, la gracia de este sistema reside en la preparación más que en la satisfacción (de darse el homenaje mañanero entre pecho y espalda, claro), que de forma casi subconsciente empuja al observador a tararear una de esas pegadizas sintoní­as a las que estamos acostumbrados a escuchar cuando a lo largo de la historia se han presentado multitud de máquinas así­ para fines variados.

El reto para Marron, de El Hormiguero, resulta más que evidente a la vista de los resultados de esta máquina de Rube Goldberg. ¿Será capaz él de desarrollar un artefacto que nos prepare la cena y la copa de postre?

Ví­a: Gizmodo

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...