Para la gran mayorí­a, estudiar es como una condena. El diseñador español Emilio Alarcón ha tomado la metáfora al pie de la letra y ha creado Study Ball. Una bola de preso como la de los hermanos Dalton con una función muy curiosa. Una vez programado el tiempo que se quiere dedicar a los libros, se encadena al tobillo del estudiante y la anilla no se abre hasta que se haya cumplido el plazo.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Study Ball no se queda en un gadget divertido o curioso. Su peso es de nada menos que 9,5 kg, un lastre que dificulta el movimiento de quien tenga la tentación de hacer novillos. Tiene el inconveniente de convertir en un suplicio salir de la biblioteca para tomar un café rápido o para atender una llamada. Una pantalla con LEDs rojas informan del tiempo restante de estudio. Para fabricar la cadena y la bola se ha empleado acero de alta resistencia, a prueba de atentados contra su integridad.

El tiempo máximo de programación admitido son cuatro horas. Por si acaso, se incluye una llave de seguridad. El fabricante no lo recomienda para menores de edad si no cuentan con supervisión adulta. Se encuentra a la venta en Curiosite y su precio es de 85,45 euros. Un precio que no es ninguna broma.

Sin embargo, en la actualidad no se encuentra disponible, así­ que habrá que esperar para hacerse con sus siniestros servicios. Para quienes planeen utilzar el supuesto tiempo de estudio en echar una siestecita, les recomendamos que además utilicen la camisa – almohada para trabajar hasta tarde. No todo tiene porqué ser incomodidad en la vida.

Study_ball_3 [Tuexperto]

Otras noticias sobre...