Hay muchos modelos de sable láser en el mercado. El problema es que ninguno consigue el aspecto de los de la pelí­cula de Star Wars. Pero tranquilo, joven padawan. Sólo necesitas concentrarte y usar la fuerza. Bueno, y un programa de retoque fotográfico. Con uno como Photoshop, empuñar una espada láser tu podrás.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Estos dos gemelos aficionados a las armas de madera nos servirán de cobayas. Lo primero es cortar la foto en dos, una para cada personaje, incluyendo en cada foto un buena parte del centro para tener un margen de seguridad a la hora de unirlas. Bien, empezaremos por el de la izquierda. Lo primero es crear una nueva capa (Menú Capa – Nueva – Capa) y seleccionar su arma con las distintas herramientas que tenemos a nuestra disposición. Para hacerlo, no importa en qué capa te coloques, salvo si vas a usar la Varita Mágica. En ese caso, hazlo sobre la capa fondo, porque esta herramienta crea selecciones por colores, y en la nueva capa que creaste no hay color ninguno.

Nosotros nos quedamos en la capa fondo porque, para seleccionar la espada del personaje de la izquierda, hemos usado precisamente la Varita Mágica (para el de la derecha nos basta con el Lazo Poligonal). Hemos tenido que acercar el zoom, bajar un poco la tolerancia y usar la opción Añadir a la selección, ya que con el primer clic la espada no se seleccionaba entera, debido a los sombreados.

Una vez terminada la selección, ahora sí­, vamos a la nueva capa creada (pongámosle como nombre “sable1”). En la parte inferior de la barra de herramientas hay dos cuadrados superpuestos, uno blanco y otro negro. Asegúrate de que el blanco tape al negro, pinchando en las flechas de la esquina para cambiarlo. Luego seleccionamos el Bote de Pintura y hacemos 1 clic dentro de la zona seleccionada. Automáticamente, se rellenará de color blanco.

El siguiente paso es duplicar dos veces la capa (Menú Capa – Duplicar Capa). Para no liarte, ponle un nombre a cada capa que te sea fácil de usar. Nosotros hemos usado esta nomenclatura: “sable1”, “sable2” y “sable3”. Cuando acabes pulsa Ctrl + D para asegurarte de que no tienes nada seleccionado

Ahora tenemos que aplicar varios Desenfoques Gaussianos (Menú Filtro – Desenfocar – Desenfoque Gaussiano). Tenemos que hacerlo por separado en cada capa, dando estos valores en radio de pí­xeles: 10 en la primera capa, 25 en la segunda y 50 en la tercera.

Para remarcar la luminosidad del sable e ir estableciendo un color, usamos el resplandor interior (Menú Capa – Estilo de capa – Resplandor Interior) y el exterior (Menú Capa – Estilo de capa – Resplandor Exterior). Al acceder, surge una ventana en la que, pinchando sobre el cuadrado coloreado, elegimos el color. Copia en un portapapeles el código del color que hayas elegido en el interior, y luego haz lo mismo con el que elijas para el exterior. Lo mejor es que el del interior sea más oscuro.

Es mejor que copies los códigos, porque tendrás que repetir todo el proceso en cada capa. ¿No va quedando nada mal, eh? Ahora juntamos las tres capas creadas (enlazándolas en el segundo cuadrado de la ventana de capas y pulsando Ctrl + E) y accedemos a Menú Imagen – Ajustes – Tono/Saturación para dar los últimos retoques (a gusto del consumidor).

Repetimos todo este proceso con la foto que recortamos con el de la derecha y las juntamos en una foto nueva con la suficiente anchura. Solo te pedimos que, por favor, aunque este truco sea un poco laborioso, no caigas en el lado oscuro de la fuerza.

Ví­a: photoshop-designs

Noticias relacionadas

Otras noticias sobre... ,