Hace unas semanas estuve tocando un móvil carí­simo. Era un modelo de Vertu y lo tení­an en la tienda Nokia de la 5ª Avenida en Nueva York. El teléfono costaba 44.000 dólares. Afortunadamente, uno de nuestros amables lectores apuntó en un comentario que habí­a un móvil todaví­a más caro. Y es verdad.

Como curiosidad puedo decir que el modelo Le Million de Goldvish (una firma de Ginebra) lo fabrican relojeros suizos artesanalmente y emplean piedras preciosas y diamantes. Dicen que es el más caro del mundo y es posible, aunque, en cualquier momento cualquiera de vosotros podéis saltar para enmendarme la plana.

De cualquier forma, yo no suelo dedicarme a medir quien la tiene más larga. Me basta compartir con vosotros algunas noticias cada dí­a. Por otra parte, ni tengo el dinero para comprarlo y si lo tuviera, tengo claro que tampoco lo comprarí­a. Con un millón de euros se pueden hacer otras cosas más útiles, necesarias y sensatas.

Por cierto, el otro móvil dorado, el de la foto de aquí­ abajo, también es de Goldvish, se llama Illusion y la versión dorada está fabricada con oro de 18 quilates. No cuesta tanto como Le Million, pero también sale por un pico. Por cierto que una variación de este modelo que cuesta 30.000 dólares se sorteó el pasado 27 de octubre entre los asistentes a una fiesta VIP para millonarios celebrada en Moscú. Cosas de ricos.

Newsletter tuexperto.com

Pon tu e-mail en el recuadro