Brexit

El jueves 23 de junio se va a celebrar en Reino Unido el referéndum sobre la permanencia en la Unión Europea, conocido como Brexit. Las consecuencias de una salida de la salida de este paí­s se dejarí­an ver no solo en cuestiones polí­ticas, sino también a nivel económico. Y tendrí­a consecuencias directas en el modo en que hacemos compras online.

Mientras que los ciudadanos de Reino Unido seguirí­an siendo miembros de la Unión Europea durante un tiempo (hasta que se hiciera efectiva la separación), los dueños de negocios de comercio electrónico tendrí­an que adaptar sus tiendas a la nueva situación. Por ejemplo, Reino Unido pasarí­a a recibir un trato propio de tercer paí­s, y además podrí­a perder a sus principales socios comerciales, que actualmente son China y Estados Unidos.

Peligros del Brexit para el ecommerce en España

Según ha analizado Trusted Shops, en primer lugar, cambiarí­a la polí­tica de aduanas y de IVA, de tal manera que los clientes de tiendas online españolas que residan en Reino Unido tendrí­an que pagar impuestos de aduanas e impuesto de valor añadido para las compras realizadas en España. El proceso se encarecerí­a y también se complicarí­a más la burocracia.

Como es lógico, esto supondrí­a también un aumento de costes de exportación que afectarí­a en especial a los dueños de pequeños y medianos comercios online. Estos no tienen tantos recursos para hacer frente a los nuevos retos como las grandes empresas (por ejemplo, Amazon).

Por otra parte, se verí­a amenazada la protección de datos personales, una cuestión que preocupa mucho a los españoles. Reino Unido ya no tendrí­a que estar a la altura de los estándares de gestión y protección de datos establecidos por la Unión Europea, y el gobierno comunitario podrí­a llegar a considerarlo un paí­s de polí­ticas de datos no suficientemente seguras.

Y los cambios también afectarí­an directamente a la legislación: al no tener que depender de las normativas de la Unión Europea, el Reino Unido podrí­a establecer nuevas leyes de regulación del comercio electrónico, por lo que los dueños de este tipo de tiendas tendrí­an que hacer frente a gastos adicionales para adaptarse a las nuevas exigencias legales.

¿Qué proceso habrá que seguir?

Ecommerce

En el caso de que en el referéndum se decida la salida del Reino Unido de la Unión Europea, se iniciará un proceso de «plazo de preaviso de extinción de contrato» de dos años, durante los cuales se llevarí­an a cabo las negociaciones sobre el acuerdo de salida. Y hasta que no se conozcan en detalle esas condiciones, no se sabrán con exactitud las consecuencias directas que tendrá la salida para el Reino Unido y para la Unión Europea.

Por tanto, los dueños de ecommerce tendrán que seguir a diario los avances en estas negociaciones y valorar hasta qué punto puede compensar mantener el mercado del Reino Unido para la venta de los productos en caso de que las trabas administrativas se conviertan en un obstáculo demasiado grande o encarezcan en exceso los costes para la empresa.

¿Y los consumidores?

La peor posibilidad es que desaparezcan por completo los privilegios que ofrece el mercado interior europeo. Si eso ocurre, un consumidor español que compre productos en una tienda online del Reino Unido y por valor superior a 22 euros, tendrá que pagar además un impuesto sobre el valor añadido sobre la importación del 21%. Y en caso de que sean compras por valor de más de 150 euros, los gastos se elevarí­an aún más porque habrí­a que pagar también impuestos arancelarios.

La mejor situación posible serí­a el establecimiento de un tratado de libre comercio entre Reino Unido y la Unión Europea, lo que permitirí­a mantener condiciones muy similares a las existentes hasta ahora.

Pero está claro que una salida de Reino Unido provocarí­a un gran retroceso en el sector del comercio electrónico.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

Otras noticias sobre...