En relación con la SGAE, surgen muchas dudas y preguntas sobre el reparto de su dinero. Al menos sabemos que un 95% de los autores cobran menos de lo que tienen que pagar por el canon. También tenemos el dato de que la SGAE reparte 28 millones de euros entre sus 473 empleados. Lo que no sabí­amos es que la SGAE tiene previsto invertir 30 millones de euros en su nueva sede, un Palacio situado en la localidad madrileña de Boadilla del Monte. Aunque será si la Justicia les deja, ya que el acuerdo con su Ayuntamiento ha sido denunciado al ser un edificio protegido.

Se llama el Palacio del infante don Luis de Borbón, del siglo XVIII, que la empresa privada quiere convertir ahora en sede. Pero la sombra de la duda planea sobre el plan. Para empezar, el edificio está protegido por las leyes de Patrimonio. En 1974 fue declarado monumento histórico-artí­stico y goza de la consideración de Bien de Interés Cultural. Las consideraciones legales se traducen en que no pueden hacerse obras que modifiquen su estructura. Su anterior dueño, Enrique Rúspoli y Morenés, se lo traspasó al Ayuntamiento. En las cláusulas del acuerdo figuraba como condición que se le diera un uso público, cultural y artí­stico. La sociedad privada liderada por Teddy Bautista ha intentado colar por ahí­ su proyecto, pero la condición de “público” choca con la SGAE, que no deja de ser una entidad de gestión privada.

En 2006, el entonces alcalde Arturo González Panero, hoy imputado por el caso Gí¼rtel, dio luz verde a la idea de la Sociedad General de Autores y Editores. Por cierto, curioso que, una vez más, tanto el PP como el PSOE estuvieron de acuerdo. De nuevo, la SGAE consigue poner de acuerdo a todos los partidos.

Fueron dos concejales de un grupo local llamado Alternativa por Boadilla (APB) quienes demandaron al Ayuntamiento y a la SGAE. El juzgado de lo contencioso administrativo número uno de Madrid lo desestimó el pasado 26 de marzo. Pero aún no se ha dicho la última palabra, porque es posible que prospere un recurso interpuesto ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, la misma sala que protegió el Palacio en 2003.

Los sueños de los miembros de la sociedad pasan por construir en el monumento seis chalés – residencia, un auditorio y emplear las dependencias como oficinas. A la superficie existente se sumarí­an unos 9.500 metros cuadrados extras.

Lo dicho, la SGAE quiso avalar su proyecto con 30 millones de euros. Ahora sabemos en qué invierten parte de lo que recaudan gracias a, entre otras cosas, las leyes españolas que dan cobertura a impuestos obligatorios como el canon digital. Por no mencionar lo que obtienen de demandas, de lo que cobran por conciertos benéficos, etc.

Ví­a: elmundo.es

Otras noticias sobre...