La solución al spam telefónico ya está aquí­. Si estás cansado de que te quieran vender el enésimo plan de ADSL por teléfono, Truecall puede ser la salvación a un ataque de nervios seguro. Lo han inventado Steve Smith y John Price, dos expertos del telemárketing que, como es obvio, han dejado de trabajar para el sector. Bueno, en realidad siguen vinculados. Aunque más bien con el fin de hundir el negocio. Aunque ya existí­a algún invento por el estilo, Truecall es un potente filtro de llamadas no deseadas, que logra que ni tan siquiera suene nuestro teléfono. Todo un alivio.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

El aparato se basa en una lista negra en la que figuran una relación de números enemigos. Y, para empezar, filtra todas esas llamadas que ocultan el número desde el que llaman. Como es lógico, el usuario puede modificar la lista a su antojo, quitando y añadiendo números de teléfono para perfeccionar el filtro. Si Truecall detecta que la llamada entrante viene de uno de nuestros amigos, familiares o clientes, el teléfono suena para que podamos hablar con toda normalidad. Pero si quien intenta hablar con nosotros, es un número de la lista negra, la llamada es bloqueada y el teléfono no llega ni a sonar.

En el caso de que el número no sea reconocido por Truecall, la máquina pedirá la identificación al que llama, mediante un mensaje de voz. Una vez se haya dado a conocer, Truecall nos llamará para facilitarnos el dato y así­ decidir si admitimos la llamada o no. De momento, Truecall ya está a la venta a través de su tienda oficial en Internet, al precio de 80 euros. A esto, hay que añadirle los 20 o 28 euros que cuesta la tarjeta MicroSD, para almacenar las grabaciones de voz. Y es que mientras el Gobierno no decida acabar en serio con el spam telefónico, lo mejor será cortar por lo sano.

Ví­a: El Artilugio

Otras noticias sobre...