torre_medio

El estudio británico de diseño Popularchitecture, ha realizado un diseño de lo que podrí­a ser la solución a la superpoblación que sufre la “city” londinense. La Mile-high London Eco Tower también llamada SuperTower serí­a como una ciudad a lo alto . Una ciudad en un rascacielos gigantesco que estarí­a dividida en tres grandes distritos. Y esos distritos se compondrí­an de villas y barrios. Pero la clave es que en lugar de extenderse a lo ancho, lo harí­a a lo alto.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Y ahora viene lo bueno: medirí­a más de un kilómetro y medio y podrí­a albergar en su interior alrededor de 100.000 personas.

torre_general

Con su altura de una milla (unos 1.600 metros), estarí­a dividida en 500 plantas. En su interior contarí­a con escuelas, una universidad, tiendas y todo lo necesario para que sus habitantes no tuviesen que desplazarse fuera de la torre a ningún sitio.

Los viajes entre plantas, se llevarí­an a cabo en grandes ascensores de alta capacidad, que serí­an algo así­ como viajar en metro, sólo que haciéndolo en vertical.

torre_interior

A parte de solucionar problemas de espacio en una ciudad tan masificada como Londres, que es en dónde se ha planteado su construcción, la torre tendrí­a un impacto medioambiental mucho más bajo que si se construyesen muchos más edificios de menor altura con la misma capacidad total, ya que el área de bosques o campos que habrí­a que sacrificar para su construcción serí­a mucho menor.

Evidentemente, siempre tendrá detractores debido a su impacto visual, ya que su altura triplica a la del edificio más alto que se ha construí­do nunca en la ciudad. Además, reducirí­a la contaminación provocada por el desplazamiento de todos sus habitantes, ya que practicamente serí­an desplazamientos internos.

torre_lejos

Lo verdaderamente impactante de su diseño, son unos grandes agujeros que se repartirí­an a lo largo de su fachada y que servirí­an para construir zonas comunes de ocio al aire libre, como pistas de patinaje, piscinas o jardines botánicos. Estos agujeros también servirí­an para que entrase luz y aire naturales al interior de la torre. Dada su altura, la parte más alta quedarí­a cubierta por nubes en muchas ocasiones, lo que permitirí­a obtener agua.

torre_base

Dejando de lado el impacto visual que pueda tener, hay algunos problemas más. Por ejemplo, de esas 100.000 personas que vivirí­an en la torre, un porcentaje elevado querrí­a tener coche para sus desplazamientos fuera de la torre.

Además, los edificios colindantes se verí­an gravemente perjudicados y alguno vecinos dejarí­an de ver el sol o abandonar sus hogares por miedo a un posible derrumbe. También está el problema de que a tanta altura, una situación de emergencia como un incendio o una explosión serí­a difí­cil de resolver.

Ví­a: dvice.

Otras noticias sobre... ,