En Rinspeed, compañí­a automovilí­stica suiza especializada en el diseño tuning, son de los que piensan que un deportivo descapotable mola muchí­simo más que uno normal. Y tienen su parte de razón. Pero cuando se trata del primer coche subacuático del mundo, quitarle el techo al automóvil no es muy práctico. La versión oficial dice que se debe a motivos de seguridad.

El caso es que este sQuba es un vehí­culo anfibio que puede desplazarse por las profundidades marinas (hasta un máximo de 10 metros) con la misma soltura que lo harí­a en tierra firme. Está equipado con hélices traseras y pequeños reactores acuáticos situados a ambos lados. También lleva un depósito de oxí­geno instalado para que los ocupantes puedan respirar mientras se ponen de agua hasta las cejas.

Todaví­a tiene un par de sorpresas ocultas. Además de ser un medio de transporte totalmente ecológico que se abastece de baterí­as de iones de litio, resulta que dispone de un sistema de pilotaje automático que le permite prescindir del conductor. No se podí­a esperar menos de un vehí­culo que está directamente inspirado en el Lotus que utilizaba James Bond en La espí­a que me amó.

Pero lo mejor de todo, sin objeción admisible, es el fabuloso ví­deo promocional elaborado por la empresa. Échale un ojo, porque la historieta que se han montado no tiene desperdicio:

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=6E4q7p6R3Og[/youtube]

Impresionante ese agente secreto madurito y guaperas, acompañado de la rubia de turno y de la musiquita de peli de espionaje. Aunque por su bien esperamos que el reloj que lleva en la muñeca sea sumergible. Porque los relojes de espí­a que conocemos no son resistentes al agua.

El sQuba se presentará en el salón del automóvil de Génova, que arranca el 6 de Marzo.

Ví­a: Times Online

Otras noticias sobre...