Robots|21 marzo 2007 9:05 am

BigDog: Un perro-robot muy feo, pero que nunca se cae


BigDog es una especie de apisonadora con patas. Un perrazo-caballo a medio camino entre Scooby Doo, Rintintín y Milú (el perrito de Tintín). Una mezcla explosiva, eso sí, cibernética y sin cabeza.

A los aficionados a los videojuegos nos recuerda perrito Rush. La mascota del mítico personaje virtual Megamán. (Pero ésa es otra historia).

El hecho es que los ingenieros de Boston Dynamics se embarcaron en el diseño y construcción de este perro curioso robot. Una máquina con cuatro patas capaz de moverse (casi) por cualquier tipo de terreno. Una de las ventajas de BigDog es que no come huesos ni Friskies. Eso sí. Para moverse, tiene un un sistema hidráulico que funciona gracias a un motor de gasolina. Además, sus patas han sido diseñadas para imitar el movimiento natural de un perro. No tiene cabeza visible ni una forma agradable, pero es que todavía están en el proceso de desarrollo del perrito.

Sus creadores le han dotado de varios sistemas de amortiguación, para que pueda recuperar y mantener el equilibrio a pesar de golpes o vibraciones. Además lleva un ordenador que procesa toda la información que varios sensores recogen sobre posición, contacto con el suelo e inclinación (aunque no tiene cerebro piensa un montón).

Este pedazo de Scooby Doo mecánico está hecho un toro. Pesa 75 kilos, mide un metro de largo por 70 centímetros de alto y se mueve a 5 Km/h. Puede subir por superficies de hasta 35 grados de inclinación y soportar un peso de 55 kilos (no te hagas ilusiones que a ti no te puede llevar a caballito).

La agencia DARPA, del Departamento de Defensa estadounidense, está colaborando en el desarrollo de éste y otros robots de Boston Dynamics.

Lo único malo es que, aunque no ladre, hace mucho ruido mientras funciona. Esto es algo que deberán mejorar si quieren darle un uso militar, no vaya a ser que BigDog acabe delatando a las tropas en alguna emboscada.

Para venderlo en los hogares como hicieron los chicos de Sony con el Aibo tendrán que cambiar muchas cosas más. Porque este perro, así, con esa pinta no lo meten en casa ni los de la Familia Adams.

1 Comentario

Dejar un Comentario