Móvil|4 julio 2012 10:40 am

Cómo hacer fotos con la mejor calidad en el Samsung Galaxy S3


Samsung Galaxy S3 01

Hacer buenas fotos con un teléfono móvil es bastante fácil, sobre todo si contamos con un dispositivo de última gama, equipado con una cámara fotográfica de buena calidad. Un ejemplo interesante es el Nokia 808 PureView, por llevar integrada una cámara de 42 megapíxeles, o el Samsung Galaxy S3, que es el teléfono móvil que hoy nos ocupa y del que trataremos de sacar algunas conclusiones interesantes para la obtención de instantáneas prácticamente excelentes. Y es que no basta con pulsar un botoncito. La compañía coreana Samsung lo tiene claro. Seguramente por eso, ha introducido en su dispositivo estrella una serie de herramientas interesantes para mejorar y perfeccionar el momento de la captura fotográfica. A continuación, te contamos algunos trucos para utilizar con acierto todas estas herramientas y aprovechar al máximo todas las prestaciones que Samsung nos pone en bandeja. ¿Te animas a sacar partido a tu Samsung Galaxy S3?

Samsung Galaxy S3 02

1) Hacer una foto es fácil. Para tomar una fotografía sencilla no hace falta mucho ingenio. Bastará con que el usuario acceda a la función de Camara Fotográfica, realice el enfoque y pulse sobre el correspondiente botón para disparar. Con este simple gesto, el usuario podrá obtener fotografías en una resolución máxima de 3264 x 2448 píxeles (8 megapíxeles) y grabar vídeos, si lo desea, en 1920 x 1080 píxeles. Si todavía no tienes muy claro cómo hacerlo, te recordaremos que debes acceder al menú de aplicaciones y seleccionar Cámara. Acto seguido, deberás apuntar la lente hacia nuestro objetivo.

2) Herramientas de enfoque y zoom. Una de las virtudes de esta cámara es el autoenfoque. Al situarnos frente al objetivo, el marco de enfoque se moverá para centrarse en el objetivo y aparecerá una luz verde para indicarnos que el sistema ya está listo para disparar. Si no estás contento con la vista previa que se te ofrece, verás que tienes a tu disposición un botón para cambiar el modo de enfoque, el modo de disparo y hasta la configuración del flash, activándolo solo cuando sea necesario o de manera automática, utilizando la inteligencia del aparato. Si lo que quieres es cambiar el zoom, bastará con que coloques los dedos sobre la pantalla y los vayas separando lentamente, acercando o alejando el zoom según te convenga. También puedes hacerlo con las teclas de volumen.

3) La importancia del modo de disparo. El modo de disparo es una de las prestaciones más interesantes, en el sentido de que nos permitirá obtener las imágenes que deseamos de una manera prácticamente automática. De esta manera, puedes seleccionar: el Disparo Continuo (para tomar distintas imágenes de sujetos o cosas en movimiento), el HDR (permite capturar tres imágenes con diferentes exposiciones para combinarlas y obtener una imagen de calidad superior), el Disparo Sonrisa (una especie de detector de sonrisas de lo más corriente), el Belleza (para ocultar las imperfecciones del rostro), el Panorámica (que permite captar instantáneas en este formato, panorámico)o el Animación (para añadir efectos de animación a las imágenes). Adicionalmente, el usuario también puede seleccionar las funciones Compartir disparo y Compartir foto de amigo para enviar las fotografías a través de la tecnología Wifi Direct o etiquetar de manera automática a nuestros amigos, función que nos permitirá compartir las imágenes de una manera ágil y rápida.

samsung galaxy s3 08

4) Atrévete a personalizar los ajustes de la cámara. Es una de las opciones que menos manipulamos, puesto que la gran mayoría no tiene unos conocimientos tan perfeccionados sobre la cuestión fotográfica. Pudiendo regresar a la configuración inicial, no deja de ser recomendable interesarse por la razón de estos ajustes, comprobando de manera periódica los efectos que estos cambios tienen sobre el resultado de nuestras fotografías. Personalizando los ajustes de la cámara del Samsung Galaxy S3 aprenderemos más de lo que nos imaginamos. Por eso queremos recordarte, que dentro del menú de configuración de la cámara, puedes cambiar la configuración del flash; modificar los modos de disparo según nuestras necesidades; cambiar el modo de escena, dependiendo del contexto en el que tomemos la instantánea; cambiar el valor de la exposición, con efectos directos sobre el brillo de la imagen; personalizar el modo de enfoque, para captar primeros planos o definir caras humanas o utilizar el temporizador, para hacer fotos en familia sin que falte nadie, con la posibilidad de alargar el tiempo de espera antes de tomar la foto.

5) Más ajustes sobre la calidad de la imagen. Existen algunos ajustes especialmente delicados y definitivos para la obtención de buenas fotografías. Así, puedes ir echando un vistazo a los Efectos, a las distintas opciones de Resolución, al Balance de blancos, a la sensibilidad del sensor de imagen (ISO), a la medición de la exposición, al contraste, la reducción del movimiento de vibración, al contraste automático y a la calidad final de la imagen. Te recordamos que además, podrás hacer uso de distintas herramientas (en forma de aplicación) que te permitirán mejorar con creces el resultado de las imágenes y la aplicación de filtros, lo que permite, en definitiva, disponer de un auténtico centro de operaciones fotográficas en el bolsillo. Que lo disfrutes.

Etiquetas:

4 Comentarios

Dejar un Comentario